Método de Enseñanza

Nuestro método de enseñanza en el curso de Medicina enfoca en una formación de base (tradicional), junto a la formación clínica.

Una graduación tradicional en Medicina es, normalmente, dividida en 3 ciclos:

Ciclo básico (1º e 2º años)

En el primer y segundo años, son ministradas materias básicas, como embriología, anatomía, microbiología y parasitología, que servirán de base para el aprendizaje posterior. En anatomía, por ejemplo, los alumnos estudian la estructura física de los seres humanos: órganos internos y externos, sus interacciones, funcionamiento, localización y disposición. Normalmente, el contacto con pacientes es poco en eses primeros años de curso.

Ciclo clínico (3º y 4º años)

En esa etapa, los alumnos empiezan la fase clínica y tienen contacto con pacientes en hospitales y ambulatorios de los hospitales-escuela y centros de salud con convenio. Los estudiantes aprenden a hacer análisis e interpretaciones de exámenes de laboratorio, como rayos X, tomografías, resonancias y otros. Así, nuestros futuros médicos empiezan a comprender la relación de esos análisis con los exámenes físicos y las encuestas realizadas. También son estudiados los fundamentos de las especialidades médicas principales, como pediatría, clínica médica, cardiología, ginecología, dermatología, psiquiatría y oftalmología.

Internado (5º y 6º años)

Es la última etapa, donde el contacto con pacientes y el conocimiento práctico en los hospitales-escuela se vuelven más intensos, perfeccionando en los académicos los criterios de diagnóstico. Pasantías y turnos en el servicio de emergencia se vuelven usuales y los académicos aprenden métodos de atención de emergencia y quirúrgicos.